jueves, 29 de enero de 2015

ERROR 404: BRAIN NOT FOUND.

  Y te adentras en esta habitación, llena de objetos inútiles. Mientras te tropiezas con la caja de los recuerdos, la estantería de los miedos se te viene encima con deseos de hundirte una vez más. Sigues avanzando, y como cada vez ocurre enganchas tu dedo meñique con el enorme trono de las dudas. Lleno de polvo, como siempre, haciéndote sentir que te ahogas y que no puedes más. Las telarañas de los complejos se han ido enredando en tu pelo desde el primer momento en el que entraste en la estancia, y sientes tu cabeza enmarañada. Y entre tanto chisme no queda espacio para nada más; los portafotos de la ilusión están quebrados por las cuatro esquinas, escondidos bajo el armario de las preocupaciones y olvidados junto con aquel macetero donde plantaste un día las flores de la esperanza. Las ofrendas de amor ni siquiera recuerdas donde las guardaste, tal vez están en ese rincón oscuro junto con aquel baúl sin fondo lleno de promesas de los "amigos", o tal vez están ocultas tras aquellas cortinas del desengaño. O quizás entre tanto miedo y complejos se te olvidó guardar algo mucho más importante en aquella habitación...
  Muy pocos metros cuadrados para tanta mierda...

3 comentarios:

  1. ¿Y qué mejor que soltarse el pelo para desenredar los miedos?
    Nada de coleteros que sujeten recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y qué mejor que soltarse el pelo para desenredar los miedos?
    Nada de coleteros que sujeten recuerdos.

    ResponderEliminar
  3. La vida hay que cogerla como venga y siempre con mucha fuerza. Adiós a los temores.
    Hermoso texto.
    Un besazo <3

    ResponderEliminar

Gracias por comentar y leer mis entradas. Os agradezco que invirtáis vuestro tiempo en pasar por mi blog; siempre que pueda os devolveré la visita.